08 octubre 2007

Datil

El Dátil

El sabroso y nutritivo dátil, alimento básico entre los pueblos del desierto, es una excelente fuente de energía y minerales. Con su sabor de inacabables matices y su jugosa textura no hay paladar que se resista a sus resultados en la cocina.Con los pies en el agua y la cabeza en el fuego. Así describe un proverbio árabe las condiciones ideales para cultivar la palmera datilera (Phoenix dactylifera), exactamente las que se han dado en ciertas zonas desde el valle del Indo, en Pakistán, hasta Marruecos, la enorme franja que constituye su hábitat natural, aprovechando las vetas subterráneas de agua. Para la mayor parte de nosotros, los dátiles (del griego daktulos, «dedos») no pasan de ser una fruta ligada a la Navidad o a recetas exóticas. Pero aún quedan pueblos cuya dieta se basa casi exclusivamente en cereales, leche y dátiles, y que llegan a consumir hasta 200 kilos por persona y año.

La baza escondida del deportista

Por tratarse de una fruta desecada, el valor nutricional de los dátiles es inusualmente alto. Se consideran aperitivos y reconstituyentes, indicados para esfuerzos físicos e intelectuales. Algunos deportistas de alto nivel los prefieren a las galletas y barritas nutritivas pues les ayudan a recuperarse más rápido después de un gran desgaste, lo que puede ser debido, además de a su contenido en azúcares simples, al aporte de vitamina B5.También resultan beneficiosos en afecciones estomacales e intestinales asociadas a inapetencia. Por su riqueza en sustancias mucilaginosas, bien maduros y cocidos en leche, suelen administrarse para ablandar y suavizar las vías respiratorias en caso de dolor de garganta, catarros, faringitis, bronquitis, tos, etc. Por su fibra soluble se recomiendan igualmente frente al estreñimiento.En naturopatía se prescriben en casos de asma, fatiga ocular o trastornos de hígado. Y por su contenido en vitamina B5, magnesio y triptófano, se consideran una ayuda para conciliar el sueño.La medicina tradicional china los emplea con frecuencia. Por su naturaleza los identifican con el sabor dulce y los describen como uno de los alimentos cotidianos de mayor poder curativo, como el arroz o el jengibre. Para ellos, tonifica la sangre y el chi (energía vital), favoreciendo la limpieza del aparato circulatorio y bajando la presión arterial, lo que fortalece la salud y calma la mente.No se aconseja abusar del dátil en caso de diabetes, obesidad o trastornos gástricos con acidez de estómago. También puede favorecer, si confluye una mala higiene dental, la aparición de caries, por su riqueza en azúcares y su textura pegajosa. Y contiene tiramina, una sustancia vasoconstrictora que puede desencadenar migrañas en personas sensibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario