03 julio 2008

Sandia


Sandía, vitaminas refrescantes.

Aunque más del 90% de la sandía es agua, esta atractiva fruta roja aporta una cantidad apreciable de vitaminas A, C, E, potasio, magnesio y otras sales minerales. Depurativa y antioxidante, es la mejor opción para calmar la sed en verano.

La sandía, que procede del África tropical, es un fruto redondeado de dimensiones considerables con pulpa roja, piel verde y mútiples semillas esparcidas por su interior.

  • Una fruta "isotónica"
    La sandía es una fruta que aporta una dosis baja de energía (32 calorías/100 g), por lo que puede utilizarse en dosis generosas en cualquier tipo de dieta hipocalórica.
    Otra característica destacable es su altísimo contenido en agua, 250 g de sandía equivalen prácticamente a 220-230 g de agua.
    La sandía aporta una cantidad discreta de vitamina C (10 mg/100 g), pero también es verdad que su escasa energía y alta digestibilidad hace que se pueda tomar en cantidades francamente altas.
    Aporta unas 4 veces más vitamina A que la naranja.
    Contiene también vitaminas E y del grupo B.
    Cabe detacar su contenido en calcio, modesto pero interesante, y lo mismo se puede decir del hierro.
    El aporte de magnesio y potasio explica las virtudes de esta fruta para reponer pérdidas de sales minerales.
    Contiene poca fibra y su aporte graso es ínfimo.

  • Compra y conservación

La mejor época de compra para esta fruta es el verano (concretamente desde junio a agosto). A la hora de elegirla, la fruta debe escogerse firme, pesada y muy poco brillante en apariencia. Se podrá saber cuando la sandía ha alcanzado su punto óptimo de maduración al golpear su superficie con los dedos. Si emite un sonido hueco, indica que la fruta esta llena de agua y a punto para ser consumida.
Además no se han de comprar las que presenten roturas o tengan partes blandas.Si la fruta está muy verde se puede dejar durante unos días a temperatura ambiente hasta que madure.Por último se ha de tener en cuenta que la sandía es sensible al frío, aunque una vez recolectada se debe guardar en la nevera para que no se vuelva seca y fibrosa su pulpa.
Combinaciones sabrosas
La sandía es una fruta jugosa y refrescante que combina bien con muchos alimentos. Aunque normalmente se consume sola o en macedonias, sus posibilidades culinarias son muchas. Con su pulpa se pueden preparar:
sorbetes, zumos variados, compota, macedonias, ensaladas, platos calientes…

No hay comentarios:

Publicar un comentario