01 junio 2009

Adelgazar de forma saludable


Cada año surgen nuevas dietas adelgazantes que prometen resultados rápidos y sin esfuerzo, pero conviene saber cuáles son los principales errores que se cometen a la hora de plantearse adelgazar.

Hoy, el modelo corporal considerado ideal sigue teniendo como música de fondo la esbeltez y la delgadez. Muchas personas, en particular mujeres, creen que pesan demasiado y se ven «gordas» cuando su peso es normal y saludable, con un índice de masa corporal de entre 20 y 25. Otras desearían, aun permaneciendo en el peso normal, bajar algún «kilito» sin motivos de salud que lo justifiquen. Este permanente descontento alimenta el estrés y el pensamiento mágico, que fomentan la aparición de propuestas disparatadas acerca del peso y las formas de reducirlo.

Buscar el equilibrio

La dieta ha de aportar los nutrientes necesarios sin que se pierdan elementos esenciales como agua o masa muscular, y mantener la pérdida de peso en el tiempo.

¿Se puede adelgazar sin pasar hambre? Este debería ser uno de los objetivos de una dieta hipocalórica. Controlar el ritmo de lo que se ingiere, individualizar la dieta y disponer de otras opciones alimenticias en momentos puntuales son claves para conseguirlo. Por otro lado, no hay que confundir pasar hambre con no poder comer en un momento determinado lo que apetece.

¿Cuántas calorías hay que reducir?La teoría indica que una restricción de 500 calorías diarias se traducirá en una disminución de medio kilo de peso a la semana. Sin embargo, los muchos factores implicados en este proceso hacen que pueda haber variaciones. Tomar estos datos como base y hacer un seguimiento individual puede ser una buena estrategia.

¿Conviene comer cinco veces al día?Siempre que no implique ingerir más calorías parece que sí: se activa más veces el mecanismo de digestión y absorción, lo que implica mayor gasto energético, no se pasa hambre, no se comen cantidades tan grandes (lo que dilata el estómago), y la relación con la comida es menos ansiosa y más controlada.

¿Engorda comer fruta de postre?Se han propuesto muchos y diferentes argumentos para justificar esta popular creencia, pero hasta la fecha no hay ninguna evidencia que lo demuestre. De hecho, en las dietas hipocalóricas convencionales se incluye a menudo la fruta como postre. Y, de entre las propuestas de postre más habituales, es de las menos calóricas.

¿Por qué no conviene saltarse el desayuno?Cuando se quiere perder peso pensar solo en clave de kilos y calorías es un error. Un desayuno adecuado es esencial para regular muchos procesos tanto fisiológicos como psicológicos. Prescindir de él conduce a muchas más pérdidas que ganancias.

¿Funcionan las dietas disociadas?En lo esencial, proponen no juntar alimentos con distintos principios nutricionales (hidratos de carbono, grasas y proteínas). En la práctica, esto se traduce en comidas monótonas que llevan a comer menos. Difíciles de seguir y equilibrar, y aburridas, no parecen una alternativa óptima.

¿Sudar ayuda a quemar grasa?En absoluto. Se pierde agua, no grasa que «se funde». Todo el peso que se pierde a través del sudor se debe a pérdidas de agua que hay que reponer lo antes posible puesto que el organismo podría deshidratarse.

¿Cómo se evita el efecto rebote?El efecto rebote es recuperar con relativa facilidad los kilos perdidos, o incluso más. A las dietas que facilitan esta dinámica disfuncional se las ha llamado «dietas yo-yo». La mejor forma de evitarlo es con una dieta que ayude a perder peso progresivamente, comer mejor y consolidar nuevos hábitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario