17 marzo 2010

Buen ritmo intestinal

Una dieta que favorezca el tránsito intestinal es la mejor solución al estreñimiento pues resulta natural, efectiva y duradera, sobre todo si se acompaña de ejercicio físico y de una mejora del estilo de vida.

El estreñimiento puede padecerlo entre un 2 y un 27% de la población, dependiendo de los criterios con los que se diagnostique. Acudir al lavabo cada día y hacerlo sin esfuerzo ni preocupaciones es un síntoma de buena salud. Pero no conviene obsesionarse cuando eso no sucede.
Es importante considerar que ciertas circunstancias clínicas pueden tener un efecto negativo sobre el estreñimiento crónico.
Otros problemas menores pero más comunes también están relacionados con el estreñimiento: el aumento de la reabsorción del colesterol, la retención venosa o los trastornos biliares. Es además una fuente potencial de toxinas. También se ha relacionado con aumentos de crisis de migrañas o de trastornos cutáneos. El paciente con estreñimiento casi siempre se siente molesto y reclama soluciones a los médicos.

¿Qué opinan los médicos?
Aunque es importante que un intestino trabaje de modo regular, todavía no está claro cuál es el objetivo exacto del tratamiento del estreñimiento, ya que no existe un acuerdo sobre la frecuencia de las evacuaciones. Médicos especializados en temas de nutrición recomiendan hacer dos o tres evacuaciones diarias, como ocurre con personas sanas que se alimentan de dietas ricas en fibra y llevan a cabo el ejercicio adecuado. Estas consideraciones han dado lugar a diagnosticar demasiados estreñimientos.
Por otro lado, hay médicos que dejan que el intestino sea más libre en el ritmo de evacuaciones mientras se mantenga la defecación en buenas condiciones y resulte agradable para la persona, sin producirle patología.
Las medidas generales de tratamiento del estreñimiento crónico –específicamente líquidos, ejercicio, dieta y reflejo condicionado–, son las más elementales, pero tan eficaces y sin efectos secundarios que no ha hecho falta realizar estudios para comprobar su valor.

Algunas claves para prevenir o tratar el estreñimiento

  • La recomendación de ingerir líquidos sí ha probado ser útil en estados de deshidratación crónica asociada al estreñimiento o como complemento del uso de sustancias no absorbibles y osmóticamente activas que modifican la fisiología de la absorción de los alimentos en el colon.
  • El movimiento ayuda. Algunos estudios epidemiológicos indican una mayor prevalencia del estreñimiento en poblaciones sedentarias, pero no está claro a qué nivel de actividad física es necesario llegar para lograr este posible efecto beneficioso.

    Alimentos que ayudan al tránsito intestinal
    La fibra de los alimentos vegetales forma en el intestino una masa gelatinosa (fibra soluble) o atrapa agua y da volumen a las heces (fibra insoluble). Ambas facilitan la evacuación y su inclusión en la dieta es fundamental.
    La dieta tiene casi todo el protagonismo en el tratamiento del estreñimiento. La fibra, principalmente vegetal, estimula el tránsito intestinal. Entre estos alimentos más recomendados se encuentran las ciruelas, los higos, los kiwis o la uva. Por otras causas, también es recomendable tomar yogur.

    Ricos en fibra
  • Legumbres. Lentejas, garbanzos, judías blancas.
  • Verduras. Puerro, apio, cardo, espárrago, coliflor, patata, boniato, judía verde, guisante fresco, calabaza, calabacín, pimiento, berenjena, pepino, tomate.
  • Hojas de ensalada. Espinaca, berro, acelga, alcachofa (corazones crudos), endibia, achicoria.
  • Cereales. Pan integral de trigo, de centeno o con linaza.
  • Fruta. Kiwi, ciruela, higo, uva, naranja, orejones, manzana reineta...
  • Semillas. Almendra, nuez, pistacho, piñón, semillas de lino.
  • Algas. Hiziki, kombu, wakame, nori, agar-agar…
  • Fermentados y probióticos. Yogur, kéfir, chucrut.
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario