13 febrero 2012

Contundente victoria sobre el Campofrío

A pesar de la claridad en el resultado el partido tuvo dos mitades bien diferenciadas, una primera en la que el dominio no era traducido en ventaja en el marcador y en el que nos encontramos a un rival replegado pero muy correoso; las imprecisiones locales de cara al marco hacían creer al Campofrío en su sistema táctico. Por el contrario presenciamos una segunda mitad donde el equipo campillero se gustaba marcando jugadas trenzadas y ganando continuamente las espaldas a la defensa serrana, de haber aprovechado todas las ocasiones se hubiese registrado una goleada de auténtico escandalo.

Desde el pitido inicial pudimos ver la disposición táctica de los dos equipos, un cuadro local replegando a zona adelantada y que presentaba un 1-4 – 4-2, que contaba con la ayuda del viento, y unos visitantes que marcaban dos líneas de cinco por delante de su guardameta, dejando claramente ver a lo que se habían desplazado hasta tierras campilleras.

Las ocasiones de gol no se hicieron esperar y a cada instante presenciábamos ataques locales rondando con peligro el portal defendido por Pedro, destacando dos acciones a balón parado, en los minutos 12 y 18, protagonizadas por Darío y Salvi, respectivamente, en esta última la cruceta repelió el esférico cuando se cantaba el gol. El gol se mascaba y efectivamente fue así en el 20’ un fuerte disparo de Darío es rechazado por Pedro, el balón llega hasta José Mari dando el disparo de este en la base del poste, cosa que aprovecha Salvi para agarrar un fuerte derechazo y convertirlo en el primer tanto del encuentro, ventaja que a la postre sería la que cerraría esta primera mitad. De aquí al final de estos 45’ un continuo carrusel de ocasiones que no fueron materializadas por los campilleros y un Campofrío que se defendía con uñas y dientes pero que no llegó a inquietar el portal defendido por Palma, ya que su único tiro entre los tres palos se produjo en el 43’ y fue atajado con solvencia por el cancerbero local.

La segunda mitad fue otra historia, los locales desplegaron mejor fútbol y trenzaron buenas jugadas que acabaron de sacar a los entrenados por Domingo del partido. Con continuos cambios de orientación y buscando las espaldas a la zaga, desbordaban una y otra vez los arietes locales, que de haber tenido una tarde acertada hubieran humillado a un rival que había bajado los brazos (fundidos físicamente) y que se encontraba a la total merced de los jugadores campilleros. Así de esta forma fue cayendo el rosario de goles hasta llegar al definitivo 6-0Leer más

No hay comentarios:

Publicar un comentario