13 marzo 2012

cocina catalana

Maxi, desde Tarragona nos manda la historia de los inicios de las calçótadas tradicionales de Valls.

El calçot fue descubierto por un solitario campesino de Valls llamado Benaiges a final del siglo XIX que empezó a asar al fuego los retoños nacidos de la cebolla vieja.

No todo el mundo sabe de donde proviene esta comida de celebración que además es un encuentro de familias y amigos. Vale decir que el descubrimiento del “calçot” se atribuye a Xat de Benaiges, un campesino de Valls (Tarragona), que a finales del siglo XIX va convertir el bulbo de una cebolla blanca en la base de una tradición que con el tiempo se ha convertido en uno de los hechos mas celebrados de la gastronomía de Cataluña, haciendo de Valls la capital del calçot. Xat de Benaiges cogió un par de cebollas retoñecidas y las puso a las brasas de la candela. En este momento, y sin saberlo, va a descubrir las excelencias del los calçots. A principios del siglo XX los calçots se habían convertido una comida habitual de muchas familias de Valls durante los días festivos en sus viñas o huertos. Los calçóts se consumen durante el primer trimestre asados a la llama de un fuego de leña hecho con sarmiento de parra, acompañados de la salsa “salvitxada”.
Según la tradición, los calçóts no se han de comer nunca en solitario ya su degustación forma parte de un ritual colectivo de fiesta y alegría celebrado al aire libre.

No es hasta 1946 que el calçót comienza a ser conocido mas allá de los límites de la comarca del Alt Camp,  gracias a la divulgación que hizo la peña  artística  “La Olla”, a través de los encuentros humorísticos. Con el paso del tiempo el aumento del cultivo de ésta hortaliza y su difusión dio origen a la Fiesta del Calçot de Valls, que en el año 1996 cumplió 100,  años haciéndola todavía mas popular consolidándose en 1982 después del congreso de Cultura Catalana.
El prestigio y la reputación de Valls y de las calçotadas son ampliamente conocidos en todo el territorio español (exagera otro poquito, pero defiende lo suyo) y especialmente en Cataluña. En 1998 se celebró en Valls el “I Congreso de la cocina del Calçot” en el cual prestigiosos gastrónomos y restauradores presentaron diversa ponencias destacando el valor gastronómico.

Porqué el nombre de calçóts:

Los calçóts reciben esta denominación causa del método de cultivo. Se trata de brotes de cebollas blancas replantadas y cubiertas periódicamente con tierra  a medida que el tallo va creciendo, -calçatn-lo-, calzándolo. El resultado es un brote desarrollado de entre 15 y 25 cm.  Blanco, tierno y largo, de sabor dulce e intenso. Los calçots que están protegidos  por IGP son los  procedentes de la variedad de cebolla blanca tardía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario