30 julio 2012

Piernas más ligeras

Se calcula que unos 9 millones de personas en nuestro país –principalmente mujeres– padecen mala circulación en las piernas. Y estas cifras van en aumento debido a los hábitos de vida inadecuados.


La vida sedentaria y, sobre todo, permanecer muchas horas de pie favorecen la pesadez de piernas. Durante los meses de verano se acentúan los síntomas, debido al calor y a las altas presiones atmosféricas, que ocasionan inflamación y dolor, sobre todo de las rodillas a los pies. La farmacopea tradicional solo consigue minimizar suavemente las molestias. El tratamiento de fondo de la medicina naturista puede, en cambio, mejorar sustancialmente el problema.




Pequeños consejos


  • *Hay que evitar permanecer demasiado tiempo de pie, o alternar la elevación de un pie y otro con la ayuda de un pequeño taburete. También se puede caminar tramos cortos de forma vigorosa.
  • *Conviene evitar la ropa muy ceñida, especialmente las fajas y los calcetines muy apretados.
  • *Al llegar a casa se pueden descansar las piernas tumbándose boca arriba y flexionando las rodillas en ángulo recto con la ayuda de unas almohadas. Si además se realizan unos cuantos movimientos como si se pedalease con las piernas en alto, mucho mejor.
  • *Dormir con las piernas algo elevadas alivia la pesadez. Pueden alzarse con almohadas o elevar los pies de la cama con tacos de madera de 10 a 20 cm.
  •  
  • *Evitar el calor en las piernas, así como saunas, exposiciones solares prolongadas, depilaciones con cera caliente, etc.
  • *Utilizar un calzado cómodo que permita flexionar la planta del pie al caminar. Evitar la ropa y el calzado demasiado ajustados.
  • *Si se ha de viajar en avión o emprender trayectos largos en coche, hay que acordarse de hacer movimientos con las piernas para activar la circulación.
  • *Caminar por la orilla de la playa o de un río aporta un gran beneficio porque al producir vasoconstricción disminuye la inflamación, el edema, el calor local y por lo tanto el dolor de las piernas.

    Ramón Roselló

  • 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario