04 noviembre 2012

Gana salud caminando

Pasear en plena naturaleza y por un entorno agradable nos acerca a los ciclos naturales, eleva
el ánimo, favorece la creatividad y fortalece la salud. El único requisito es hacerlo en cuerpo y alma.


Un tónico físico, emocional y espiritual
Caminar de forma regular en un entorno natural es uno de los mejores antídotos contra la falta de energía que se pueden encontrar, así como una fuente de salud y equilibrio emocional. Estos son algunos de sus beneficios.
Las evidencias sobre los beneficios para la salud de caminar de forma regular son ya apabullantes. Científicos de la Universidad de Stirling han revisado ocho estudios que se llevaron a cabo entre 1985 y 2011 sobre la relación entre esta actividad y la depresión, y han concluido que puede ser un factor clave para superar esta enfermedad. Otros estudios apuntan que reduce la ansiedad y la melancolía, es un freno para la tristeza y mejora el bienestar general. Se trata de un poderoso tónico, sobre todo si se hace en un medio natural.

Más presentes.Al caminar, suspendemos las preocupaciones que abruman la existencia apresurada de hoy, aumentamos la tolerancia al estrés, sentimos la alegría de vivir y nos centramos en el presente.

Más fuerza interior.Caminar es un ejercicio de voluntad, que ayuda a descubrir la fuerza que tenemos dentro y nos pone en relación con nuestro auténtico valor.


Conectar con el entorno.Es una actividad estacional, acerca a los ciclos naturales y permite vivirlos sin los impedimentos de la vida cotidiana.


Ganar salud.Mejora la circulación y la relajación mental, previene la descalcificación ósea, eleva el tono muscular y la movilidad articular… Quema grasas, aumenta el colesterol HDL o «bueno» y mejora el rendimiento corporal. Marchas cortas de una media hora a un ritmo vivo reducen la hipertensión. También ayuda a mejorar y recuperar la respiración profunda, estimula los discos vertebrales y favorece la postura y la alineación de la espalda.


Más creatividad.Favorece la actividad creadora: las ideas van y vienen libremente mientras caminamos y el pensamiento se libera de ataduras.


Para todos los públicos.Es una actividad sin contraindicaciones ni efectos secundarios: todos pueden practicarla en función de sus posibilidades y necesidades.

Paco Valero

No hay comentarios:

Publicar un comentario